Archivo | Empresas RSS for this section

Buena conducta en las redes sociales

Queremos compartir un artículo del CiberPaís, donde se expone que en las redes sociales, a diferencia de otros medios, la frontera entre lo privado y lo público está tan desdibujada que resulta casi imposible discernir si un comentario crítico sobre la empresa para la que trabajamos forma parte de la libertad de expresión en la esfera de la intimidad o ser considerado como un acto de indisciplina.

Iniciar la sesión en Twitter después de un encontronazo con el jefe o buscar en el muro de Facebook un desahogo tras una jornada laboral poco reconfortante pueden ser decisiones fatales. Un tweet ácido contra un superior u otro en el que se critique las condiciones laborales pueden suponer una sanción o el despido. La poca edad de las redes sociales impide que exista una legislación concreta sobre la materia. Así que se va acumulando una jurisprudencia fruto de sentencias aisladas, muchas de ellas contradictorias, por el uso inadecuado de estos poderosos instrumentos de comunicación.

Las empresas vigilan cada vez más las opiniones de sus empleados en las redes sociales, que se han convertido también en una plataforma de marketing para las firmas. El 94,87% de los usuarios de Twitter sigue a alguna empresa, según un estudio de la Asociación Española de la Economía Digital. Y cada vez son más las que aplican códigos internos de conducta para impedir que la inspiración literaria de sus trabajadores dañe su imagen corporativa o cree un mal clima interno.

Más información en el artículo original: Mi twitter es también de mi empresa de elpais.com

PerSon CG Team

http://www.personcg.com/

¿Qué buscan las empresas?

El mercado laboral valora las incorporaciones de personas polivalentes, flexibles y proactivas, que aporten soluciones creativas a los problemas.

La mayoría de estudios realizados en este campo por consultoras de Estados Unidos y de Europa, coincide en lo que las empresas consideran como las principales habilidades que debe tener el aspirante a un puesto de trabajo. Las diferenciamos en habilidades personales y habilidades laborales:

Habilidades personales

  • Mentalidad abierta
  • Capacidad de adaptación a los cambios
  • Capacidad para trabajar en equipo
  • Posibilidad de movilidad
  • Capacidad para trabajar en entornos internacionales
  • Comunicación oral y escrita
  • Conocimientos informáticos
  • Capacidad para comunicarse en dos o más idiomas
  • Actitud proactiva e iniciativa
  • Capacidad para resolver problemas en forma autónoma

Habilidades laborales, ventajas competitivas

La deslocalización de los puestos de trabajo demanda personas con posibilidades de movilidad geográfica y con la capacidad necesaria para adaptarse a diferentes entornos y culturas empresariales. A su vez, personas que tienen la flexibilidad necesaria para adaptarse a diferentes tipos de tareas.

Sin duda, el mercado laboral necesita personas preparadas que le aporten valor y que puedan resolver problemas, que le aporten soluciones desde la iniciativa propia.

PersonCG Team

http://www.personcg.com

A %d blogueros les gusta esto: